Nos acostumbramos a llamar milagro a todo suceso que no somos capaces de explicar.