Las almas nobles son como la madera del sándalo, perfuman hasta el hacha que las golpea.