Recuerda que, si te alegras del mal de tu vecino, el tuyo está en camino.