Para aprender de un error primero debes aceptarlo y luego corregirlo.