Ser grande y llegar al cielo, implica comenzar pequeño desde el suelo.