Estamos acostumbrados a compartir nuestros miedos, limitaciones y egoísmo, obteniendo como resultado una vida llena de conflictos, malestar e inconformidad.