Quien anda presumiendo sus riquezas materiales, padece miserias espirituales.