Para descubrir tu esencia, primero debes silenciar tu mente.