Nada ni nadie puede robar mi dicha o paz interior.