En la adversidad despertamos cualidades que en la comodidad hubieran permanecido dormidas.