El rencor es una cárcel que te aprisiona, el perdón te deja volar libremente.