La indiferencia en pequeñas dosis va matando el amor y arrugando el corazón.