El veneno mortal que mata el amor es la desilusión.