El primer paso no te lleva donde quieres ir, pero te saca de donde estás.