Mientras más veloz eres para juzgar a los demás, más lento eres para corregir tus errores.