El ego tiene la mala costumbre de hablar mal todo el tiempo.

Ir al contenido