El tiempo es el juez más implacable que existe, siempre se encarga de poner a cada quien en su lugar