Para llenarse de alegría hay que vaciarse de la culpa y el temor.