Las cosas buenas comienzan a suceder cuando concentras tu energía en el hacer y no en el temer.