Es mejor callar durante la tormenta y hablar cuando llega la paz.