Cuando te liberes de los “no puedo”, entrarás al mundo de los “yo pude”.