Receta de la alegría: Una sonrisa cada mañana y un agradecimiento cada noche.