No te quedes quieto, un barco está seguro en la orilla, pero fue construido para ir mar adentro y abrirse camino entre las olas.