Pensar demasiado sobre un problema no lo soluciona, solo produce preocupación y agotamiento.