La peor enfermedad del ignorante, es ignorar su propia ignorancia.

Otros artículos de tu interés

Skip to content