Nacimos y crecimos en un medio cultural que nos trasmite sus costumbres y creencias, las cuales tomamos como ciertas. Posteriormente al crecer vamos teniendo resultados indeseables y nuestra vida se llena de dificultades de todo tipo, tenemos problemas de relaciones, de salud, económicos y nos cuesta trabajo adaptarnos a los cambios.

Lo lamentable de esto es que a pesar de los resultados negativos el ser humano se aferra a sus creencias y las defiende a capa y espada, porque cree que son ciertas y forman el único ángulo desde el cuál es capaz de ver la vida. Interpreta todos los sucesos desde esa creencia y no se da cuenta que los resultados negativos le están mostrando su error, que necesita cambiar de método y abrirse a una nueva información que le brinde herramientas indispensables para lograr el cambio necesario.

La mente ignorante no sabe que es ignorante, por el contrario, mientras más ignorante más cree que sabe. Así que para que alguien pueda evaluar si realmente sabe o es ignorante, sólo tiene que observar los resultados. Si su vida está en completa armonía con todas las personas que le rodean, si tiene recursos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas y además le alcanza para el descanso y la recreación, si su salud es buena y además acepta los cambios con facilidad y se adapta en cualquier lugar sin mayor dificultad, si es feliz y tiene paz interior, no necesita hacer cambios, pues tiene la sabiduría necesaria para vivir una vida plena llena de satisfacciones personales y en armonía con el universo.

Cada cuál de manera individual puede hacer esta sencilla evaluación y si encuentra que por el contrario sus resultados son de conflictos, sufrimientos, escasez y enfermedad y desea cambiar sus actuales resultados por otros que le brinden la posibilidad de una vida grandiosa, deberá abrirse al cambio y a recibir información que le enseñe como hacerlo. El cambio se hace adentro de nosotros, afuera todo es perfecto y cumple con una función pedagógica, es el ser humano de forma individual el que necesita cambiar internamente.

Luz Stella Solano Montes | Nueva HumanidadLuz Stella Solano M. 

ÚLTIMOS RELACIONADOS

Ocho lecciones que te enseña un hijo

Un hijo es ese regalo maravilloso que la vida te dio para aprender a través de él grandes lecciones. No es tuyo, no te pertenece, solo fuiste un instrumento mediante el cual el vino a esta vida y solo te corresponde darle amor, servirle de guía y ser su ejemplo a...

La autoestima segunda parte

¿EN DÓNDE ESTA EL ORIGEN DE LA BAJA AUTOESTIMA? En  lo que nos rodea, a medida que nos desarrollamos desde que somos niños, la sociedad nos enseña a poner “etiquetas” de lo que está bien y de lo que  está mal, en muchos casos, sin tener en cuenta los...

Síguenos

 

¿Necesitas más información?