Hoy sé que el mundo necesita soñadores prácticos, que no se contentan con soñar, que tienen el firme propósito de hacer y de lograr.

Ir al contenido