Es un autoengaño creer que no puedo dejar de pensar cosas negativas y contaminar mi mente. Hoy ejerzo el poder que tengo sobre mi mente y mis pensamientos.