Hoy no tengo porque aceptar la derrota o rendirme ante ninguna circunstancia, miro al cielo, respiro profundo y me lleno de esperanza.

Skip to content