Hoy el reconocimiento es el alimento del alma y el motor del movimiento.

 

Escribir a Nueva Humanidad