Hoy soy dueño de mis decisiones.

Escribir a Nueva Humanidad