Hoy amo mi cuerpo y rechazo cualquier idea de enfermedad, vejez o sufrimiento.

Escribir a Nueva Humanidad