Hoy soy firme, abandono la pereza y el solapado deseo de rendirme y por temor, desistir.

Skip to content