Hoy mi discurso interior refleja mi imaginación y mi conexión con mi propia divinidad.