Hoy no hay nada que nos ate físicamente al sufrimiento, sentimos presión y tensión mentalmente.