Evito que la negatividad o el desánimo alteren mi paz interior.