Hoy la paz interior no es cuestión de bobos o desocupados.