Hoy relájate unos minutos e intenta escuchar esos sonidos intangibles que solo se pueden oír en quietud cuando estás en armonía con tu esencia divina.