Hoy reconoce que no somos dueños de nada ni de nadie.