Hoy acepto con total humildad que hay un plan divino infiriendo en mi vida, no hay nada casual o fortuito.