Hoy comprendo que cuando surge en mí el deseo de controlar las cosas es porque tengo desconfianza y miedo