Hoy acepto con alegría los tesoros de la vida, abro mi corazón y mi ser a recibir todo lo bueno que los demás tienen para mí, alimento en mí la gratitud libre de culpa, reconozco que merezco lo que me llega y que cada vez que recibo brindo a otros la oportunidad de disfrutar el placer de dar.