Hoy me siento embriagado de dicha cuando puedo ayudar a alguien a sanar sus emociones negativas, a cambiar sus pensamientos temerosos, a ser feliz y a vibrar en la frecuencia de la paz y la conexión con su propia divinidad