Hoy el cielo y el infierno son estados mentales