Hoy comprendo la fragilidad de la existencia humana