Hoy me despido de la culpa, la ansiedad y la vergüenza que produce. Me veo como una persona valiosa, tal como Dios me ve.