Hoy la sabiduría divina contiene todas las soluciones, hasta las situaciones más aparentemente desesperadas se resuelven serenamente cuando las colocamos en manos de Dios.