Hoy el libre albedrío dicta que recibimos todo lo que pensamos, que tenemos que asumir el resultado de toda decisión que tomamos, aunque sea desagradable.

Ir al contenido