Los sucesos de la vida no tienen culpables, son lecciones que nos dan la oportunidad para hacernos más flexibles, amorosos y mejores personas.

Ir al contenido