Hoy frente a las situaciones difíciles la posición más cómoda es arremeter contra el mundo y quejarme de ellas echándole la culpa a los demás por lo que sucede en mi vida, cuando tengo el poder de actuar y hacer algo al respecto para mejorar las cosas.

Ir al contenido